Trips y cebolla albarrana: los protagonistas de la grasa marcada por la sequedad

Trips y cebolla albarrana: los protagonistas de la grasa marcada por la sequedad

enero 18, 2023 0 Por Jose Luis Heredia

Los trips y las moscas blancas son plagas biológicamente muy diferentes, pero tienen mucho en común: las condiciones secas y las altas temperaturas son caldos de cultivo ideales para ambos. Si no se controlan a tiempo, pueden causar daños irreversibles a la oleaginosa. Desde el tercer año de Girl, ¿qué estrategias hemos aprendido para mantenerlos a raya mientras cultivamos soja? Fernando Flores (INTA Marcos Juárez) y David Piola (Asesor de AFA) aportaron recomendaciones a la rueda de diálogo diaria de Agenda Aapresid.

Piensa como un viaje y una araña

Para aprender a gestionarlos es necesario conocer su nicho y comportamiento. Los arácnidos son arácnidos que tienden a mostrarse más en la etapa vegetativa en áreas de mayor estrés donde la entrelínea no está cerrada, como cultivos en colinas arenosas. En cuanto a los trips, aunque pueden aparecer de forma temprana, el momento de mayor daño se produce en los estadios reproductivos entre R3 y R5.

El mayor problema es que son plagas silenciosas y su ciclo es muy dinámico, con camadas nuevas cada 12 o 15 días. Inicialmente, los ataques se concentran en las capas inferiores de las plantas y son muy difíciles de detectar. “Entonces los cheques llegan tarde cuando la peste estalla hasta las capas superiores”, agregó el asesor de la AFA.

La depresión del rendimiento puede alcanzar los 1.000 kg/ha. La magnitud de las pérdidas dependerá del grupo de madurez y variedad del cultivo, la densidad de población y el estado del agua.

De abajo hacia arriba: seguimiento de abajo hacia arriba, ciclo completo

Ambas plagas pueden estar presentes temprano y durante todo el ciclo. Es importante intensificar y mantener un seguimiento continuo para detectar su presencia antes de que sea demasiado tarde y, en su caso, anticipar la necesidad de control.

Su cuantificación visual debe realizarse con lupa, idealmente en un período de luz solar y temperatura no demasiado altas, ya que los adultos de trips tienden a volar rápidamente. El umbral de acción se considera alcanzado si se observa al menos un adulto en el volante. Su presencia corresponde al tamaño de la infección a nivel de las ninfas, que suelen esconderse en el envés de las hojas y son las que provocan la mayor parte de los daños.

La mosca blanca es algo más fácil de observar porque todo su ciclo se desarrolla sobre las hojas y provoca una explosión demográfica muy fuerte, explicaron. Para monitorearla, además de evaluar la presencia de telarañas, se recomienda observar la parte inferior de la copa o el envés de las hojas.

Recomendaciones de manejo

Debido a la ocurrencia de plagas en etapa vegetativa, si se esperan bajas de humedad relativa y estrés hídrico en las siguientes semanas, es necesario intervenir rápidamente con aplicaciones preventivas de productos que den persistencia. El control temprano marca la diferencia porque si las capas superiores se levantan, el daño será muy grande e irreversible, señaló Piola.

En cuanto a los activos, los revisores coinciden en que la abamectina da muy buenos resultados. Por el contrario, indicaron precaución con los piretroides, porque el control puede no ser tan favorable y, por el contrario, podemos apoyar el ciclo reproductivo del ácaro. Hay que tener en cuenta que una vez creado el tejido, este es impermeable y los productos no los atravesarán. Los IGR y las espinosinas pueden muy bien reducir la población de trips, aunque este último no es adecuado para los gorgojos.

En definitiva, es una campaña en la que será necesario un seguimiento constante para predecir y proteger el rendimiento, sobre todo muy cerca de la fase vegetativa, prestando especial atención a la soja de ciclo corto, organizando bien las tareas de aplicación para conseguir el tiempo, señalado.

Foto: Esteban Bilbao, Regional Necochea Aapresid.